SENTENCIA DE ALCALA DE HENARES COMPLETAMENTE ESTIMATORIA

p1a p2 p3p4np5ap6p7p8p9ap10ap11a

 

Esta es una reciente Sentencia tramitada por el despacho www.juristica.es en la que a pesar de encontrarnos con un perfil de cliente inversor minorista en bolsa y nivel cultural alto , se ha estimado el vicio del consentimiento ya que según la propia sentencia : “En el devenir de estas operaciones, se produce una variabilidad de valor y además tiene como notas características, la posibilidad de pérdida del capital invertido, una absoluta incertidumbre en cuanto al tipo de interés ofrecido, además de que el canje de acciones, en cuanto al ámbito temporal, se produce a voluntad de la entidad demandada, con los consiguientes riesgos en cuanto a la depreciación de los valores.” La Sentencia, además de concretar la esencia de la inversión, continua su relato indicando que necesariamente la información necesaria para que una persona cuyos conocimientos financieros fuesen medios, no se ha producido porque en tal caso no se hubiese contratado, “se produce una falta total de transparencia e información en la operación que se suscribe, y es entonces cuando entra en juego el error del consentimiento.” En definitiva, si a la complejidad del producto correctamente explicado añadimos la facultad de la entidad de determinar los resultados de la inversión, es evidente para el juzgador, que se ha producido un error del consentimiento que necesariamente lleva a la nulidad de la contratación: ” Al efecto de la falta de transparencia de la entidad demandada, hemos de tener en cuenta la falta de concurrencia de los presupuestos establecidos en la Ley de Mercado de Valores en cuanto a sus obligaciones de asesoramiento,…”

Anuncios

VALORES SANTANDER fueron un producto financiero complejo, comercializado por primera vez en España en septiembre del 2007 y especialmente difícil de explicar y comprender por la indeterminación inicial de su precio de canje a vencimiento, cinco años después de ser contratado. Sin embargo fue distribuido a través de la red comercial de oficinas del banco santander y vendido entre clientes jubilados y sin perfil de conocimientos  financieros necesarios para comprender su transcendencia. Para agravar la situación, el banco recompensó a sus comerciales con un 2% de los importes suscritos, con lo que la comercialización se realizó de forma indiscriminada y casi sin ningún escrúpulo. 

Precisamente de la lectura de los 95 folios que componen la NOTA DE VALORES, además de sus cuatro informes valorativos (3 de ellos redactados en inglés) se deduce que:

1º Que se trata de un producto de alto riesgo, en el que se puede perder el capital invertido: PRODUCTO ROJO

2º El interés ofrecido no está garantizado por la entidad y que su pago depende exclusivamente de las decisiones adoptadas por el consejo de administración del banco ( la remuneración que se ofrece es el 7,30% anual hasta el 4-10-2008 y el euribor + 2,75% a partir de esa fecha, a pagar trimestralmente, pero no está asegurada).

3º Que los valores se convertirán necesariamente en acciones ordinarias obligatoriamente el 04 de octubre del 2012.

4º Que el precio de la acción al que serán convertidos los valores tienen un recargo del 16% sobre el precio de bolsa de la acción en promedio ponderado, a fecha indeterminada al momento de suscripción.

La fecha que determina el precio de la acción del Santander al que se produciría el canje, será elegida libremente por el consejo de administración del banco, en el período aproximado de ocho meses desde la suscripción de las ordenes de VALORES (en el caso de prosperar la OPA sobre ABN Amro, las obligaciones deben emitirse en el plazo máximo de 3 meses desde la liquidación de la OPA, con un límite del 27-7-2008 como muy tarde).

6º Que el precio de canje una vez determinado en función de la fecha libremente elegida por el Consejo de Administración del banco, podrá ser ajustado en función de las nuevas emisiones de acciones de banco Santander que pudieran producirse durante la vigencia de la inversión.

7º A pesar de que en la NOTA DE VALORES se establezca en letras mayúsculas que la oferta pública de suscripción cuenta con LA GARANTÍA DEL BANCO SANTANDER, dicha garantía sitúa a los tenedores de valores por detrás de cualquier acreedor e incluso de preferentistas (pág.5 NV).

El consejo de Administración del Santander fijó el precio de CANJE (que se haría efectivo de manera obligatoria cinco años después) en 16,04 euros por acción, lo que suponía aplicar una prima (sobreprecio) del 16% respecto a los niveles de precios del período elegido por el Consejo de Administración en los ocho meses siguientes a la venta de los VALORES, una vez ejecutada la OPA. Tan solo quince días después de emitir la oferta pública de Valores, la inversión ya perdía en torno a un 20%.Sin embargo el VALOR RAZONABLE DE LA ACCIÓN se situó, según la propia NOTA DE VALORES en 7,12€ por acción (pag. 10 del Informe del Consejo de Administración de octubre del 2007 en el que estableció el “Precio de Conversión” de 16,04€), y su valor facial es 0,50 € por acción.

iii) 7,12 euros, importe correspondiente al valor neto patrimonial por acción de las acciones de Banco Santander ya existentes según los estados financieros consolidados de Banco Santander a 31 de marzo de 2007 que a tal efecto formuló el Consejo de Administración con fecha 22 de junio de 2007, que han sido objeto de informe de auditoría por el auditor de Banco Santander.

Es decir, el banco con VALORES SANTANDER estaba vendiendo acciones con un valor facial de 0,50€ y con un valor razonable de 7,12€ en más del doble, concretamente en 16,04€: NEGOCIO REDONDO. Con lo analizado hasta ahora, se concluye que el precio de venta (conversión de la acción del Santander) no parece en absoluto determinante para que 129.000 suscriptores comprasen en dos semanas los 7.000 millones que supuso la inversión. Y sería lógico que este sobreprecio se compensase con unos intereses superiores a los que reportasen las acciones históricamente. Pero tampoco esto es así. El dividendo por acción del banco Santander de los últimos 10 se ha situado en el 7,60% de conformidad con los datos de la siguiente gráfica, con lo cual el interés del 7,30% para el primer año y del 2,38- 3,50% para los restantes ofrecidos por VALORES SANTANDER (con un promedio prorrateado del 4% para los cinco años de inversión) era poco más de la mitad de la rentabilidad directa de las acciones.

Concluyendo, se trataba de una venta de acciones del banco Santander ( a 16,04€), que se entregarían obligatoriamente el 04 de octubre del 2012, con un sobreprecio del 16% sobre el precio elegido libremente por el Consejo de Administración del banco durante los 8 meses posteriores a la emisión (plazo para ejecutar la OPA en el momento histórico de máxima valoración), con la imposibilidad de percibir dividendos durante los 5 años de suscripción y limitando la posibilidad de venta de las acciones a 4 momentos al año (ventanas de conversión) durante los 5 años de inversión. Y todo ello a cambio de un interés para el primer año de 7,30% y de entre un 2,3 y un 3,80% para los restantes 4 años, muy inferior a los dividendos del mercado. No parece un chollo.

De hecho esta inversión dio pérdidas desde un primer momento teniendo en cuenta que el valor de la acción del Santander nunca ha alcanzado los 16,04€, y que en el año 2007 con una situación de precrisis bancaria internacional (crisis Lehman Brothers ) cualquier analista financiero hubiese previsto que este precio no se alcanzaría en los próximos 10 años. Por ello podrían resultar sorprendentes los argumentos de la demandada en torno a que el objetivo de mi representada con esta demanda es evitar las pérdidas sufridas, cuando esas pérdidas eran conocidas y previsibles tanto por el banco como por cualquier profesional financiero.

En definitiva, una de las características de la inversión era su COMERCIALIZACIÓN EXCLUSIVA A CLIENTES NO PROFESIONALES a través de la RED DE OFICINAS del banco Santander